français | Español | English
 

En los ojos de los niños se podía mirar el futuro


por Ricardo Jiménez

En Chile, se presentó públicamente un nuevo ramo de historia de la integración suramericana con énfasis en la necesidad objetiva de una comunidad suramericana, la riqueza de la pluri e interculturalidad continental y la comprensión de las migraciones

El lunes 18 de abril de 2011 se presentó públicamente el nuevo curso, “Historia, geografía y ciencias sociales de Suramérica”, con niños y niñas de doce años, de la Escuela República de Alemania de Santiago de Chile, emblemática de las buenas prácticas integradoras para alumnos inmigrantes de diversas nacionalidades suramericanas.

El curso, que es obligatorio de ahora en más para todos los séptimo básicos de la escuela, inició clases regulares en marzo y espera concluir este año escolar con la entrega completa de los contenidos del programa, centrado en la historia de la unidad suramericana desde sus orígenes más remotos hasta las primeras culturas panandinas, con énfasis en la necesidad objetiva de una comunidad suramericana, la riqueza de la pluri e interculturalidad continental y la comprensión de las migraciones.

Los principales protagonistas de la ocasión fueron los propios niños. La sala de clases estaba completa con sus 38 alumnos: 4 chilenos, 3 colombianos, 1 ecuatoriano y 30 peruanos. El profesor de historia de la escuela, uno de los principales impulsores de la iniciativa, junto a una profesora auxiliar, impartieron la clase correspondiente sobre la construcción histórica de los mapas mundiales y sus implicancias geopolíticas y culturales para Suramérica, con el apoyo de un inédito y valioso material pedagógico en video.

Terminada la clase, ingresaron a la sala, se presentaron y dialogaron con los niños diversos amigos impulsores, participantes y colaboradores de la iniciativa.

Héctor Pezoa, de la Secretaría Ciudadana de Migrantes en Chile, Coordinador general de la iniciativa, señaló la satisfacción por lo ya obrado, que aunque modesto, ha sido la culminación de un ardo y voluntario trabajo de más de dos años, logrando superar dificultades, incomprensiones y temores de diversa índole, propios de todo lo inédito y pionero, pero que fueron superados con la convicción y confianza de que se trata de una tarea necesaria ética e históricamente.

Finalmente, expuso los nuevos desafíos y grandes posibilidades que se abren a partir de ahora para un mayor impacto de la iniciativa. Entre otros, publicar el texto con que ya se cuenta; elaborar el libro del alumno; realizar un diplomado que permita capacitar a profesores de historia en el nuevo curso para extenderlo a más escuelas de similares características. La resolución legal del Ministerio de Educación que lo permite, bajo la denominación de “Plan y programa propio” y a condición de ser pertinente culturalmente a la comunidad escolar, autoriza también a extenderlo a toda otra escuela de Chile que lo solicite. Más aún, la iniciativa podría en perspectiva extenderse a todos los grados escolares, desde prebásica hasta finalizar enseñanza media (secundaria), y a otros países de Suramérica.

En los ojos de los niños, se podía mirar el futuro.

Fecha de publicación: 7 de marzo de 2012
Comente este artículo

Comente este artículo

Los demás artículos de la red
Aviso legal y créditos | Mapa del sitio | Fóro público | Seguir la vida del sitio RSS 2.0